Menu

Alcoholismo: causas, síntomas y consecuencias

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo también conocido como abuso de alcohol o adicción al alcohol corresponde a un trastorno psico compulsivo mediante el cual la persona se vuelve adicta a esta sustancia.

alcoholismo

 

Cabe destacar que en nuestra sociedad moderna el consumo de alcohol está aceptado socialmente como hábito recreativo. No obstante, existe un punto en el que las personas pueden volverse dependientes y no siempre es posible detectarlo a tiempo.

Causas del alcoholismo

Hay muchos mecanismos que pueden inducir a ciertos cambios químicos en el cerebro ante la exposición continuada del consumo de alcohol. Estas modificaciones cerebrales incrementan las sensaciones placenteras cuando se consume alcohol pese a los efectos secundarios que son muy nocivos para la salud.

Los mecanismos que inducen esta respuesta en determinados sujetos no están claros y algunos expertos postulan la hipótesis de que se deba a una combinación de circunstancias, como la predisposición genética, la exposición continuada o el consumo bajo circunstancias estresantes o asociadas a otras patologías psicológicas que afectan al comportamiento como la depresión.

El alcoholismo o dependencia del alcohol se va desarrollando paulatinamente. No obstante, algunas personas tienden a cronificar el consumo y volverse adictas con mayor rapidez que otras. Hasta el momento no se ha definido la línea exacta que convierte a las personas en alcohólicas cuando la sobrepasan. No obstante, en términos generales se han determinado unos estándares que deberían activar todas las alarmas tanto en hombres como en mujeres.

Estos límites se han establecido por la comunidad médica en más de 15 bebidas por semanas para los hombres y 12 bebidas por semana para las mujeres. Adicionalmente, también se consideraría un consumo abusivo de alcohol sobrepasar las 5 bebidas por día al menos durante una vez a la semana de forma continuada.

Factores de riesgo para el alcoholismo

Aunque como hemos expuesto anteriormente no existe un factor determinante a la hora de justificar el alcoholismo en ciertas personas, si se han detectado ciertos factores de riesgo que padecen predisponer generalmente a la población a padecerlo.

  • Familias desestructuradas.
  • Abusos físicos y psicológicos.
  • Baja autoestima.
  • Presión social, especialmente entre los jóvenes.
  • Antecedentes familiares de alcoholismo.
  • Depresión.
  • Estrés.

Tipos de Alcoholismo

Como cualquier habito que progresa en adicción se considera que existen varios tipos de alcoholismo que se catalogan de la siguiente forma, en función a las características asociadas a cada patrón.

Grado Alfa o bebedores Paliativos

Este perfil no sería el de un adicto sino el de un consumidor crónico que no está interesado en la sustancia en sí, pues su  objetivo principal mediante el consumo de alcohol es el de adormecer el dolor o las molestias causada por alguna enfermedad o patología crónica.

Grado Beta o bebedor social

En este grado se situarían la mayor parte de la población cuyo consumo de alcohol se limita exclusivamente a las reuniones y eventos sociales, sin que repercuta en en ninguna otra área de su vida. Este perfil de consumidor no puede catalogarse en ningún caso como alcoholismo, pero se incluye en la lista porque muchos alcohólicos empezaron a volverse a adictos al extender el consumo fuera de estos eventos y aíslarse para beber o reunirse más con personas que comparten los mismos hábitos y en cualquier caso, la exposición a la sustancia siempre es un factor de riesgo.

Grado Gamma o adicto clásico

El grado gamma se considera un tipo de alcoholismo que presenta un patrón clásico y comúnmente va acompañado de otros problemas que se incluyen entre los factores de riesgo expuestos anteriormente, patologías y desórdenes psicológicos. La dependencia se cursa en un ciclo de rápida evolución y el tratamiento suele ser lento y acompañado de múltiples recaídas y procesos de adaptación.

Grado Delta o adicto controlado

Este grado de alcoholismo se caracterizar por una lenta evolución y originalmente el adicto va extendiendo progresivamente su consumo desde el grado Beta ampliando su perfil de “bebedor social” para extenderlo a otras circunstancias bien en compañía o en solitario. El perfil que presenta este adicto es más “físico” que psicológico y a diferencia del bebedor gamma, no suele presentar patologías del comportamiento que le hagan perder el control. Este perfil de adicto suele desarrollar un alto grado de tolerancia pudiendo beber grandes cantidades sin embriagarse. Su entorno psicoafectivo tampoco suele verse afectado y la adicción puede cursarse durante años sin que nadie lo detecte, pues el propio adicto no suele reconocerse como tal. En muchos casos, es un diagnóstico médico el que destapa un consumo abusivo y continuado durante años cuando las consecuencias para la salud son devastadoras y en la mayoría de casos, irreversibles.

Grado Épsilon o Dipsomanía

Este grado de alcoholismo presenta un patrón de comportamiento muy similar al de un bebedor gamma, con la salvedad a que el consumo se alterna con periodos de fuerte abuso alternando con otros de abstinencia. El perfil de este adicto al igual que en el del bebedor gamma es psicológico y suele estar acompañado de otros desórdenes.

Síntomas del alcoholismo

Muchas personas no encuentran demasiadas dificultades para esconder el alcoholismo a su entorno cercano durante las primeras etapas, justificando su consumo, inventando excusas o renunciando incluso a ciertas actividades sociales para no levantar sospechas. No obstante, si la dependencia continúa, llega un punto crítico en el que resulta imposible de ocultar. Estos son algunos de los síntomas más evidentes en personas alcohólicas no tratadas.

  • Descuidar la higiene personal.
  • Pérdida del trabajo.
  • En el caso de los estudiantes, abandono de los estudios, malas calificaciones y elevado porcentaje de absentismo.
  • Mala alimentación y en algunos casos no comer.
  • Temblores involuntarios, especialmente en las mañanas.( un claro síntoma de abstinencia en el alcoholismo avanzado)
  • Estallidos de violencia sin sentido.
  • Desmayos y pérdidas temporales de conciencia.

Consecuencias del alcoholismo

Las consecuencias del alcoholismo pueden llegar a ser muy graves tanto para la salud como para el entorno social del individuo.

La exposición prolongada y continuada al consumo de alcohol puede ocasionar daños graves e irreversibles en el hígado, tales como cirrosis hepática e incluso cáncer a largo plazo.

En el entorno social las consecuencias del alcoholismo también presentan un panorama desolador, pues la persona puede llegar a perder su trabajo y llegar a verse en situación de exclusión social.

La convivencia con sus seres queridos y el entorno íntimo del adicto también puede verse gravemente afectado, pues durante las crisis de abstinencia son frecuentes las reacciones violentas, comportamiento errático y de ira exacerbada que de continuar en el tiempo podría dañar las relaciones de manera irreparable, incrementando el sentimiento de tristeza y culpabilidad al comenzar la terapia, pues el primer paso para poner fin a esta situación es tomar consciencia de la misma.

3 Comentarios
  1. ORLANDO RIVERA febrero 13, 2018 /
  2. Roberto Martinez febrero 14, 2018 /
  3. Roberto Martinez febrero 14, 2018 /