Menu

Curar la amigdalitis con remedios caseros

Como su nombre lo indica, amigdalitis es una inflamación de las amígdalas, ubicadas en la zona faríngea, produce un ardor y dolor que impide comer y hablar en algunos casos. Además produce fiebre y molestias digestivas.

Para tratar la amigdalitis sin recurrir a medicamentos y visitas al médico, existen tradicionales tratamientos caseros que son sencillos y efectivos. Con ingredientes que generalmente se encuentran en el hogar o son de fácil acceso.

Remedios para la amigdalitis

Hacer gárgaras, pueden prepararse variadas infusiones para hacer gárgaras en búsqueda de controlar la inflamación y el ardor. Se utiliza una cucharada de bicarbonato de sodio, dos cucharadas de miel de abejas, el juego de un limón grande, esto se mezcla y se lleva al fuego hasta que caliente lo

amigdalas

amigdalas

suficiente como para homogenizar la solución. Se deja reposar y se hacen gárgaras en la mañana y en la noche durante 3 a 5 minutos. Las propiedades curativas del limón y la miel serán muy efectivas para desinflamar y el bicarbonato de sodio para la limpieza de la zona.

La combinación de ácidos y el sodio puede desinflamar rápidamente las amígdalas y tener un efecto antibiótico en ellas. Se toma el jugo de dos limones y se le agregan 2 a 4 cucharadas de sal, se mezcla hasta que se forme una solución homogénea y se hacen gárgaras, pese a los fuertes sabores de estas dos sustancias, no resulta tan desagradable al paladar. El tratamiento se repite 3 veces al día hasta que las molestias disminuyan o desaparezcan.

Remedio casero eficaz para la amigdalitis

otro remedio consiste en un preparado de tomillo con eucalipto en agua fría. Se hace hervir estas dos plantas en poca agua de manera que se forme un concentrado. Se deja enfriar esta bebida y se toma de una a 3 tazas al día. También es efectivo si se toma solo una de las plantas, pero la combinación de ambas es de más rápido efecto.