Menu

¿Cómo tratar el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad que afecta a una gran parte de la población mundial, y que no tiene cura, pero si se puede detener. Una vez que el glaucoma ha logrado afectar a nuestros ojos es imposible curarlo y recuperarse de eso que ha logrado afectar, pero si es posible detener el deterioro si se detecta a tiempo. La mayoría de las personas deben realizarse un examen oftalmológico para descartar o para saber si efectivamente padecen de esta enfermedad, aun cuando no hayan detectado indicios de esta, puesto que es una enfermedad silenciosa que ataca cuando menos lo esperas.

Los síntomas suelen ser: tensión ocular alta, alteración del campo visual y lesión de nuestro nervio óptico. Todos estos síntomas son chequeados por el oftalmólogo al momento del examen oftalmológico. Por supuesto, se debe estar consciente si alguien de nuestra familia ha padecido de esta enfermedad, dado que en su gran mayoría suele transmitirse entre generaciones. También se ha comprobado que en personas de ojos claros se desarrolla esta enfermedad con frecuencia, y es debido a esto que todos a partir de los 38 años de edad debemos acudir al oftalmólogo para el examen correspondiente. De tener familiares que hayan padecido esta enfermedad, lo mejor es empezar a revisar nuestro ojo desde mucho antes.

El tratamiento común del glaucoma

Por lo general para esta enfermedad se suelen recomendar colirios que buscan disminuir la presión del ojo, para así evitar el avance de la enfermedad y pararla totalmente. También existen cirugías oculares que en efecto pueden detener el avance del glaucoma, y según los oftalmólogos, la mayoría obtiene muy buenos resultados.

Al tratarse el glaucoma a tiempo, son muy pocas las personas que terminan con ceguera, dado que los tratamientos son altamente efectivos al igual que las cirugías. La presión del ojo suele normalizarse con el tiempo y se puede vivir tranquilamente, sin riesgo alguno. Por supuesto, dado que es un órgano tan delicado, las medicinas homeopáticas o naturales no se recomiendan bajo ninguna circunstancia.