Menu

Endometriosis: Síntomas, diagnóstico y tratamiento

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es un trastorno común que afecta a las mujeres en su edad reproductiva y aunque no existe un patrón relacionado con la susceptibilidad a padecerla, se ha estimado que el porcentaje más alto se encuentra en mujeres que presentan algún grado de infertilidad o retrasaron la edad de sus embarazos.

Endometriosis

En la endometriosis se produce un crecimiento anómalo del tejido uterino debido a la caída de hormonas, concretamente el estrógeno y la progesterona que se produce en los ovarios durante el ciclo reproductivo.

Actualmente la progresión y pronóstico de esta enfermedad es prácticamente impredecible, pues algunas mujeres tan solo presentan unos cuantos crecimientos aislados que nunca llegan a diseminarse ni expandirse, por lo tanto pueden continuar una vida normal y la influencia de la enfermedad es prácticamente insignificante.

En otros casos el pronóstico no es tan favorable, pues los crecimientos pueden expandirse fuera del útero formando un tejido cicatricial denominado adherencias que pueden ocasionar más molestias interfiriendo en su calidad de vida. No obstante, hay muchas mujeres que padecen endometriosis y ni siquiera llegar a ser conscientes de esta afección.

¿Qué causa la endometriosis?

El principal motivo que se ha postulado como causa de la endometriosis es el flujo retrógrado. Esto sucede cuando el tejido endometrial que debería ser expulsado en los periodos se revierte alojándose en el útero y trompas de falopio. Ciertos investigadores apuntan a una cierta susceptibilidad genérica a padecerla.

También se han percibido diferencias significativas en el sistema inmunológico de las mujeres afectadas en comparación con las que no lo están. Pero de momento no se ha podido determinar la causa que asociaría la endometriosis con una enfermedad autoinmune.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

El síntoma más común que se suele asociar con la endometriosis es el dolor menstrual progresivo también denominado dismenorrea. Estos cólicos suelen ser más fuertes que los que se producen habitualmente durante el SPM o síndrome premenstrual y está provocado por las proteínas que se liberan en el tejido endometrial. Pero como apuntamos anteriormente, esta no es una constante en todas las pacientes y muchas mujeres pueden cursar sin síntomas.

La dispareunia o dolor producido durante el coito es otro de los síntomas frecuentes. Esto se produce cuando existe tejido cicatricial en la parte superior de la vagina unido a un ovario y se estimula el tejido por las contracciones de la penetración.

El sangrado intermenstrual o premenstrual también es un síntoma reportado por algunas mujeres en menor proporción y en muchos casos suele ser confundido con irregularidades en el periodo.

¿Cómo se puede diagnosticar la endometriosis?

Sí ante alguno de los síntomas expuestos anteriormente existe la sospecha de que se pudiese parecer algún grado de endometriosis, se deberá acudir a una consulta ginecológica para realizar las pruebas pertinentes.

Generalmente los síntomas que más preocupan a las mujeres suelen ser dolores durante el ciclo menstrual que se salen de lo normal y dolores durante y después del coito.

La prueba que se realiza normalmente para confirmar la existencia de endometriosis es la ecografía. No obstante, esta prueba no es determinante porque en algunos casos pueden confundirse los tejidos cicatriciales con otras patologías.

Si la ecografía confirma la existencia de endometriosis se puede recomendar adicionalmente una resonancia magnética nuclear. La lamparoscopia puede suponer la prueba diagnóstica más fiable. No obstante, se trata de una cirugía menor que es utilizada comúnmente para la extirpación de las lesiones profundas con afectación de órganos y tejidos adyacentes.

¿Cómo se puede prevenir la endometriosis?

Algunos estudios han apuntado a que las mujeres que practican una actividad aeróbica al menos durante veinte minutos dos veces por semana, presentan un menor riesgo y gravedad de afectación cuando se presenta la enfermedad.

También se ha relacionado una mayor incidencia de endometriosis en mujeres que consumen mayores cantidades de cafeína (más de una taza y media de café por día), pero los resultados tampoco son en absoluto concluyentes como para determinar que la cafeína pudiera estar relacionada con la incursión y progresión de la enfermedad.

Como en casi todas las enfermedades una alimentación equilibrada contribuye a reforzar y mejorar la salud  y en este punto, el aceite de pescado parece tener un impacto positivo según un estudio publicado por la American Journal of Obstetrics and Gynecology.

¿Cuáles son las consecuencias de la endometriosis?

La endometriosis avanzada o severa se asocia con la infertilidad por los motivos anteriormente descritos, pero el mayor riesgo para las pacientes se observa cuando las adherencias se desplazan al intestino o los uréteres restringiendo el flujo de orina hacia los riñones, en cuyo caso es necesario someterse a cirugía para extirpar los crecimientos.

¿Cómo quedar embarazada si tengo endometriosis?

Las posibilidades de quedar embarazada con endometriosis son directamente proporcionales al grado de avance de la enfermedad y si existen o no adherencias en los ovarios. De confirmarse este último punto, la cirugía es la única opción viable y el éxito en el embarazo estará determinado por la capacidad de recuperación de la paciente o el grado de afectación del o los ovarios comprometidos. En los casos más graves de endometriosis o pacientes sometidas a la extirpación de los ovarios (ovariectomía) la fecundación in vitro es la única opción disponible. La histerectomía o extirpación del útero anula toda posibilidad de embarazo.

Tratamiento de la endometriosis

El tratamiento de la endometriosis dependerá del grado de afectación.

Tratamientos hormonales

Los tratamientos hormonales están destinados a simular dos condiciones qué reducen naturalmente la enfermedad. El embarazo y la menopausia.

Las píldoras anticonceptivas son utilizadas para recrear el estado de embarazo y deben tomarse de manera continuada con prescripción médica. Durante el uso de anticonceptivos, el tejido del endometrio no se renovará y los crecimientos tenderán a reducirse con cada menstruación.

En el estado de menopausia inducido a través de medicamentos se suele emplear el danazol para reducir los estrógenos hasta los niveles habituales en la etapa final del ciclo reproductivo. El tratamiento suele durar como mínimo unos 6 meses y en algunos casos los quistes diseminados hacia el ovario suelen ser resistentes al tratamiento.

Antagonistas del GnRH

Los antagonistas de la gonadotropina se utilizan en las terapias más novedosas como tratamiento de la endometriosis. Estos analogos interrumpen la producción de LH y Rh la hipófisis induciendo un estado de menopausia similar al que se consigue mediante la administración del fármaco descrito anteriormente.

Cirugía

Los estados más avanzados de endometriosis pueden requerir una intervención quirúrgica con el objetivo de disminuir las molestias y controlar el dolor mejorando la calidad de vida de la paciente.

Tal y como se describe en el apartado anterior, la técnica empleada para extirpar el tejido cicatricial de la endometriosis es la lamparoscopia que ofrece un mejor margen de recuperación cicatrices muy pocos visibles en comparación con la laparatomia o cirugía abierta, la cual se prescribe en muy raras ocasiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *