Menu

La buena alimentación previene el cáncer

Diferentes investigaciones han comprobado que 1 de 20 casos de cáncer en Reino Unido puede estar relacionado a las dietas bajas en frutas y verduras. Ingerir grandes cantidades de frutas y verduras se relaciona con un menor riesgo de padecer cáncer de estómago, boca y esófago, laringe.

La realidad es que el vínculo entre dieta y cáncer es complejo y difícil de revelar. Esto es porque nuestra dieta está compuesta por muchos diferentes tipos de comidas y nutrientes. Algunos de ellos pueden afectar el riesgo de cáncer, es posible que los sintomas de cáncer que se tengan puedan definir que clase de alimentos son los que afectan nuestro organismo.

cancer como evitarlo
Algunos alimentos como las carnes rojas y alimentos procesados pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de estomago, colon, recto, entro otros. Mientras otras como frutas, vegetales y alimentos altos en fibras pueden ayudar a prevenir la enfermedad.

Frutas y verduras para evitar el cáncer

Los alimentos que ingerimos afectan nuestro riesgo de desarrollar diferentes tipos de cáncer como: cáncer de estómago, cáncer de boca, cáncer de esófago, cáncer de intestino. Las frutas y verduras son una parte muy importante de la dieta y son excelentes fuentes de vitaminas, minerales y fibra. Las frutas y verduras contienen una amplia variedad de nutrientes que tienen efectos concretos sobre el cuerpo. Estos nutrientes incluyen: carotenos, folatos, vitamina C, vitamina E, selenio, flavonoides y varios fitoquímicos.

Estos nutrientes, actúan de la siguiente manera:

  • Reducen en el cuerpo productos químicos nocivos que podrían dañar el ADN.
  • Ayudan a proteger contra el daño del ADN.
  • Ayuda con la reparación del ADN.
  • Bloqueo de la formación de los productos químicos que provocan cáncer.

Muchos estudios han demostrado que comer mucha carne roja y procesada puede aumentar el riesgo de cáncer de intestino y posiblemente el cáncer de páncreas además del cáncer de estómago. La carne roja incluye toda la carne vacuna, carne de cerdo y cordero. En cuanto a procesados se incluyen productos cárnicos como jamón, tocino, salami y salchichas. La carne blanca, tales como pollo o pescado son poco dañidas para el organismo y es poco probable que aumente el riesgo de aparición de cáncer.

Lo perjudicial de la carne roja y procesada son los químicos que se encuentran en estos alimentos. Algunos productos químicos son una parte natural de la carne, y otros químicos se forman cuando la carne se conserva o cocidas a altas temperaturas, por ejemplo en barbacoas.