Pie Diabético: Causas y tratamiento -
Menu

Pie Diabético: Causas y tratamiento

El pie diabético aparece cuando los pacientes diabéticos tienen un elevado nivel de azúcar en la sangre dañándoles los vasos y nervios de los pies. Este daño causa que pierdan toda la sensibilidad en los pies, y poca circulación de sangre y oxígeno debido al daño de los vasos sanguíneos. Por lo cual el paciente cuando sufre lesiones (ampollas y otras lesiones) recibiendo infecciones o úlceras, que puede llevar a la amputación.

La neuropatía (afección de los nervios y vasos) se empieza a notar en el paciente con diabetes por calambres, dolor punzante o quemante, que empeora mientras duerme y mejora al levantarse. Paulatinamente el paciente va perdiendo sensibilidad, adormecimiento de los dedos y a veces no sentir dolor. Aumentando el riesgo de que una mínima rotura o herida se infecte.pie diabético

Los pacientes diabéticos deben controlar los niveles de azúcar en su sangre para evitar sufrir de pie diabético así como mantener una buena higiene de los pies para prevenir ulceraciones del pie.

Cuidados para prevenir el pie diabético

  1. Revisar diariamente ambos pies por completo para detectar cualquier enrojecimiento, raspón o cortada.
  2. Acuda periódicamente al médico para controlar su diabetes así como posible riesgo cardiovascular.
  3. Hacer ejercicios diariamente (caminar una hora).
  4. Lavar los pies y mantenerlos limpios, sin callosidades.
  5. Al cortar las uñas tener sumo cuidado de no usar utensilios afilados ni punzantes.
  6. Usar calcetines de algodón o lana, que le queden ajustados ya que comprometen su circulación.
  7. No sentarse cerca de braseros o estufas para evitar el riego de quemaduras.

Tratamiento para pacientes diabéticos

Cuando el paciente tiene una lesión (úlcera) el tratamiento se basa en atacar la infección mediante antibióticos, y aliviar la presión. Se utilizan apósitos para cubrir las úlceras, protegerlas de traumatismos, adsorber el exudado y promover la cicatrización. Además se usan férulas, ozonoterapias, células madres, entre muchos tratamientos más que ayudan a tratar heridas crónicas y complicadas.