Menu

Preparación del área operatoria en el paciente

¿como prepara el área operatoria en el paciente?

Preparar area operatoria en el paciente

Preparar área operatoria en el paciente

 

Preparación del área operatoria en el paciente – ¿Que pasa colegas? poco a poco no estamos acercado cada vez mas a la publicación de las técnicas quirúrgicas de instrumentan por parte de enfermería, solo que para llegar a ello primero tenemos que repasar a fondo todos estos temas que van ligados a lo dicho anteriormente. Recuerden que la disciplina vence a la inteligencia, así que vamos al repaso.

LAVADO MECÁNICO

lavado mecánico

lavado mecánico

 

Concepto: Son los pasos a seguir para asear la piel del paciente y lograr una asepsia adecuada, utilizando guantes estériles y soluciones antisépticas.

Objetivo: Remover las grasas existentes en la piel del paciente, reducir la cantidad de microorganismos y dejar una capa antimicrobiana que prevenga el crecimiento de microorganismos durante el tiempo que dure la intervención quirúrgica.

Material y equipo:

  • Riñón o palangana
  • Gasa estéril, benzal o isodine
  • Jabón
  • Solución fisiológica

Procedimiento del lavado mecánico:

  1. Acercar el equipo necesario a la unidad donde se encuentre el paciente.
  2. Colocar campos laterales a la región que se va a usar
  3. Calzar guantes
  4. Con movimientos circulares, inicie el asea de la piel del paciente, conservando los principios de asepsia: del centro a la periferia, de arriba hacia abajo, de lo limpio a lo sucio y de lo distal a lo proximal tiene que ser mínimo 10 minutos.
  5. Desechar la gasa en cada tiempo de lavado.
  6. Quitar el excedente de jabón en el último tiempo de lavado, con solución fisiológica o alcohol, manteniendo un chorro continuo sobre la región operatoria.

ASEPSIA DEL ÁREA OPERATORIA

ASEPSIA

Cirugía Retro auricular

Límites: Asepsia la región mastoidea hasta el borde externo de la órbita, hacia delante y debajo cara lateral del cuello.

Cirugía torácica abdominal

Límites: asepsia región anterior, desde parte inferior del cuello a la altura de la sínfisis púbica, por la región posterior, desde el cuello hasta donde inicia la línea interglútea, incluyendo el tercio medio de los brazos.

Cirugía renal y suprarrenal

Límites: asepsia región anterior del tórax desde la axila hasta la altura del pubis y región posterior, siguiendo la circunferencia del torso. 

Cirugía unilateral de la cadera y pierna

Límites: asepsia desde la altura de la cicatriz umbilical cubriendo el lado del costado del abdomen y cadera, siguiendo la circunferencia del torso y del miembro inferior hasta la punta de los dedos incluyendo los genitales externos.

Cirugía de hombros y extremidad superior

Límites: asepsia cara derecha o izquierda del cuello y región antero posterior del tórax hasta la línea media al nivel inferior de la caja torácica, quedando incluidos el hombro, axila y circunferencia del brazo hasta la parte media del antebrazo.

Cirugía del antebrazo, codo y mano

Límites: asepsia en la axila circunferencia del brazo y antebrazo hasta la punta de los dedos.

Cirugía del conducto auditivo interno

Límites: asepsia únicamente el conducto auditivo externo, pabellón de la oreja y región retro auricular.

Cirugía del cuello y barba

Límites: asepsia en el lado derecho o izquierdo de la cara, desde la parte superior de la oreja hasta el nivel de la clavícula región posterior del cuello hasta la columna vertebral incluyendo área supraescapular.

Cirugía abdominal

Límites: asepsia desde la altura de los pezones hasta la parte superior de los muslos, incluyendo lateralmente            ambos costados y   genitales externos.

Cirugía ginecológica y genitourinaria

Límites: asepsia desde la altura de los pezones hasta el tercio superior de los muslos, incluyendo lateralmente ambos costados, genitales externos y región perianal.

Cirugía de miembro inferior

Límites: asepsia desde la punta de los dedos hasta el tercio medio del muslo en toda la circunferencia.

Cirugía del tobillo, pies y dedos

Límites: asepsia desde la rodilla hasta la punta de los dedos en toda su circunferencia.

Cirugía anorectal

Límites: asepsia en la región anal, iniciando desde la altura de la espina iliaca antero superior, hasta el tercio superior de los muslos.

Cirugía vaginal

Límites: asepsia la región vulvar, iniciando desde la altura de la cicatriz umbilical hasta el tercio medio de la cara interna de los músculos y región anal.

Cirugía unilateral de cadera

Límites: asepsia desde la altura de la cicatriz umbilical cubriendo el lado afectado del abdomen, cadera y circunferencia del torso y de la extremidad inferior hasta 10 cm por debajo del nivel de la rodilla.

DECÚBITO SUPINO O DORSAL

 

Supina:Es la más utilizada. Sus indicaciones principales son: Cirugía abdominal, vascular, en cara, en cuello, así como para abordajes axilares e inguinales, entre otros.

Los principales efectos fisiológicos de la misma en el enfermo son:

  • Reducción de la ventilación por compresión abdominal sobre el diafragma.
  • A nivel circulatorio, sólo se destacarían los efectos de la posición en decúbito supino en enfermos obesos, con ascitis, tumoración, abdominal o embarazadas.
  • Cuando la cabeza no se almohadilla adecuadamente y el enfermo se hipotensa, hay riesgo de que sufra dolor, tumefacción y alopecia por la presión en la zona occipital.
  • Dolor bajo de espalda al perderse la convexidad lumbar fisiológica tras la relajación de los músculos
  • Riesgo de pie equino y úlcera de talón, en intervenciones largas.

Cuidados de Enfermería en la posición decúbito supino:

  • Cuerpo perfectamente alineado, con las piernas paralelas (nunca cruzadas, por riesgo de compresiones).
  • Brazo de la venoclisis: apoyado en su soporte correspondiente, pero cuidando que nunca la abducción sea superior a los 90º, por riesgo de lesionar el plexo braquial.
  • El brazo contrario se intentará descansar en otro soporte igual, o en su defecto, sujeto al arco de anestesia perfectamente protegido y vigilando también la abducción.
  • Almohadillas bajo la cabeza y zona lumbar. Si la intervención se prolonga, realizar cambios posturales de la cabeza.
  • La faja de sujeción se ajusta pero no se aprieta; esta se coloca y ajusta por encima de las rodillas, dejando un espacio de tres veces de dedo por debajo de ella.
  • Protección de talones de la presión sobre la mesa, con una almohadilla.
  • Vendaje compresivo ascendente, para mejorar el retorno venoso.

LITOTÓMICA O GINECOLÓGICA

 

Se utiliza en cirugía perianal, rectal, vaginal y urológica. En ella se sitúa al enfermo en decúbito supino con las extremidades inferiores flexionadas y elevadas, para dejar accesibles al periné y el recto.

Cuidados de Enfermería en posición de litotomía:

  • Colocar las piernas en las pierneras y a la vez para evitar luxaciones de la cadera, el enfermo habrá situado previamente la zona glútea en el extremo distal de la mesa, para prevenir tensión en músculos y ligamentos lumbosacros. Las nalgas deben sobresalir cerca de 3 cm del borde de la mesa. Insistimos en el adecuado almohadillado de las pierneras.
  •  Las piernas se fijan con las bandas de sujeción (las pierneras se pondrán a la misma altura y en relación con el tamaño de las piernas del paciente). Una regla: siempre las pierneras a las piernas, nunca las piernas a las pierneras.
  • Se descansa el brazo de la venoclisis sobre un soporte en un ángulo de 90º y el contrario, se cruza sobre el tórax o bien bajo la zona lumbar con la palma de la mano mirando hacia abajo, para prevenir lesiones en la misma. La faja de sujeción para el brazo se ubica en la posición correcta.
  • Importante: comprobar que la piernera no hace presión sobre el hueco poplíteo ni sobre el nervio ciático poplíteo externo.
  • Al terminar la intervención, es importante bajar las dos piernas a la vez y lentamente.

TRENDELEMBRUG

TRENDELEMBRUG

TRENDELEMBRUG

 

En esta posición el enfermo en decúbito supino se inclina en la mesa, de forma que la cabeza esté más baja que el tronco, suele ser una inclinación de 45º.

De todas formas, sería recomendable flexionar las rodillas a nivel de la articulación de la mesa para prevenir presión sobre nervios y vasos.

Las indicaciones principales son intervenciones en la parte inferior del abdomen o de la pelvis, gracias al desplazamiento cefálico del contenido abdominal.

Los efectos fisiológicos de este posicionamiento son:

  • Limitar la movilidad diafragmática, y restringir la respiración. Por lo tanto el paciente no debe permanecer así por períodos prolongados.
  • Descenso de la presión arterial en las extremidades inferiores.
  • Ancianos y enfermos con arteriosclerosis generalizada pueden sufrir trastornos isquémicos severos postoperatorios.
  • En pacientes cardiópatas, esta posición incrementa significativamente la P.A.M. (Presión arterial media) y la P.P.C. (presión pulmonar capilar), con mayor demanda de la oxigenación cardiaca. Si la reserva cardiaca previa está muy disminuida, puede desencadenar una cardiopatía congestiva aguda o isquemia miocárdica.
  • Elevación de la presión venosa yugular y de la intracraneal, con el consiguiente descenso de la presión de perfusión cerebral.

ANTITRENDELEMBURG O TRENDELEMBURG INVERTIDA

ANTITRENDELEMBURG O TRENDELEMBURG INVERTIDA

ANTITRENDELEMBURG O TRENDELEMBURG INVERTIDA

 

Partiendo del decúbito supino, inclinamos la mesa en el sentido contrario del Trendelemburg, es decir, la cabeza del paciente queda más alta que los pies. Se utiliza para cirugía de cabeza y cuello.

También puede ser de ayuda en los procedimientos que comprometen el diafragma y la cavidad abdominal superior, ya que permite que el contenido abdominal descienda en dirección caudal (hacia los pies).

Las principales indicaciones son: cirugía del tiroides, vesícula y vías biliares. No obstante, se utiliza realmente en raras ocasiones en su estado puro, así, por ejemplo, para las tiroidectomías basta con situar un rodillo almohadillado bajo los hombros para conseguir la hiperextensión del cuello.

Los cuidados de Enfermería fundamentales serían:

  • Evitar un accidental deslizamiento del paciente, para lo cual utilizaríamos soportes almohadillados en los pies (apoyapiés)
  • Almohadillar la nuca, curvatura lumbar y las rodillas.
  • Por último, indicar que a nivel fisiológico no existen grandes diferencias con la posición supina.

DECÚBITO PRONO  O VENTRAL (CRANEOTOMIA)

 

Es la posición quirúrgica más problemática, tanto por su difícil colocación como por los efectos fisiológicos que conlleva, de hecho, algunos la califican como la posición menos fisiológica que existe, sin olvidar el manejo imposible de las vías respiratorias para el anestesista.

Las intervenciones principales en esta posición se realizan sobre el recto y columna vertebral.

Las principales repercusiones fisiológicas son:

  • Dificultad para mover la caja torácica por su propio peso, con el consiguiente riesgo de insuficiencia respiratoria grave.
  • Dificultad para mover el diafragma por el contenido abdominal y por el propio peso del tórax.
  • Compresión de la vena cava inferior, disminuyendo el gasto cardíaco y aumentando la P.V.C.
  • La rotación de la misma y el cuello puede producir isquemia por oclusión de la carótida o las arterias vertebrales. Una rotación de 80º de la cabeza, puede ocluir por completo la arteria vertebral.

Cuidados de Enfermería en la posición prona:

Es fundamental empezar reseñando que para adoptar esta posición es necesario voltear al enfermo una vez que ha sido anestesiado en posición supina. Para ello, son necesarias al menos 6 personas que deben efectuar esta maniobra de forma coordinada y cooperativa.

Es esencial evitar la torsión de los miembros y mantener la cabeza estrictamente alineada con el tronco durante el movimiento. Las manos del paciente deben protegerse del peso del cuerpo que cae sobre ellas.

Cabeza:

El posicionarla correctamente es un reto en esta posición. En el caso de pacientes con una anatomía vascular intacta, la cabeza se ladea descansándola en una almohada.

  • Para craneotomía cuando el cirujano necesita que el paciente se encuentre con el rostro dirigido hacia abajo. El apoyo para la cabeza tiene forma de herradura y esta acolchada.
  • La cabeza se encuentra alineada con el resto del cuerpo.

Tronco:

Para aliviar la presión sobre el tórax y abdomen pondremos dos rodillos almohadillados debajo del tórax a la altura de las axilas y otros dos a nivel de las palas ilíacas. El rodete debería formarse doblando paños no arrugados.

Brazos:

Se colocan sobre 2 apoya-brazos con máximo cuidado, evitando hiperextensiones y caídas o se mantienen a los lados a merced de la sábana doblada. Protección adecuada de los codos.

Miembros inferiores:

Se protegen las rodillas y los pies, evitando el roce de los dedos con la mesa. La faja de sujeción se ajusta por encima de las rodillas.

Se elevará la parte inferior de las piernas, favoreciendo el buen drenaje (siempre y cuando esto no moleste en la intervención).

  • Evitar presiones en las mamas de las mujeres y en el aparato genital masculino.
  • Antes de colocar los paños estériles revisaremos minuciosamente al paciente

POSICIÓN DECÚBITO LATERAL (SIMS)

 

Sus indicaciones son en  cirugías de:

  1. Cirugía torácica (toracotomías), renal y ortopédica.
  2. Se denominará derecha o izquierda según el lado en el que esté apoyado el enfermo. Al igual que en las anteriores.
  3. El cambio de posición se hará en equipo. De forma ideal y con el fin de prevenir lesiones medulares, una persona debería de supervisar que la rotación de cabeza, hombros, cadera, piernas y pies se produce simultáneamente.
  4. Una vez situado y hasta que todos los soportes necesarios no estén perfectamente fijados, no se soltará al enfermo.
  5. Una vez finalizada la colocación, debe comprobarse la existencia de pulso arterial de las extremidades.

Efectos fisiológicos:

  • Efectos respiratorios: son importantes. por el peso del tórax, menor capacidad de movimiento de diafragma hacia arriba, disminuye la capacidad vital del pulmón.
  • Presión arterial: los valores dependerán de la ubicación del manguito o de la relación del transductor de presiones con el corazón; no obstante, podemos decir que no importa cual sea el brazo utilizado para tomar la presión arterial siempre y cuando se tenga en cuenta la diferencia de presión hidrostática, y aún mejor, usando un transductor que incorpore un sistema que permita “hacer el cero” a nivel del corazón.

Cuidados de Enfermería

  • Soportes específicos protegidos en las zonas lumbar y abdominal.
  • Cabeza y cuello colocados de forma neutra, es decir, alineados con el eje del cuerpo, apoyados sobre almohadas.
  • Las extremidades superiores extendidas sobre un apoya brazos doble en un ángulo no mayor a 90º, el brazo se rota para prevenir el contacto del nervio cubital con la mesa.
  • Para proteger el plexo braquial se acolcha el área axilar del brazo inferior con una toalla enrollada.
  • La pierna más baja se flexiona.
  • La faja de sujeción se coloca por encima de las rodillas.
  • La pierna inferior flexionada está separada de las superior por una almohada grande que se extiende hasta la ingle.
  • Cuidado con el ojo.
  • La oreja que apoya la colocamos sobre una superficie blanda.

POSICIÓN DE FOWLER O SEDENTE

 

 

Colocación del paciente en posición inclinada, con la mitad superior del cuerpo levantada mediante elevación de la cabecera de la mesa. Se usa cuando se somete a un paciente a cirugía de la columna cervical posterior, craneotomía posterior y procedimientos en la cara y la boca.

  • Cuando se utiliza esta posición para procedimientos sobre la columna posterior o craneotomía, se mantiene la posición a través de un soporte de cabeza que consiste en estribos estériles que rodean el cráneo y estabilizan la cabeza.
  • Cuando se utiliza esta posición para procedimientos que no sean sobre la columna posterior o craneotomía, los estribos no se usan, sino un apoyo mullido para la cabeza.
  • Los brazos se cruzan libremente sobre el abdomen y se sujetan con una cinta o descansan sobre una almohada en el regazo del paciente.
  • Un apoya-pies ayuda a mantener firme la posición.
  • Se alinea el cuello correctamente.
  • La faja de sujeción se ubica por encima de las rodillas.
  • La mesa se quiebra a nivel de las rodillas y las caderas, las rodillas se apoyan sobre una almohada.

LA MESA ORTOPÉDICA

mesa ortopédica

mesa ortopédica

 

La mesa ortopédica o mesa para fracturas permite ubicar al paciente para enclavamientos de cadera y otros procedimientos ortopédicos.

  • El paciente yace con la pierna lesionada sujeta con un dispositivo similar a una bota. La pierna puede ser rotada, traccionada o liberada, según los requerimientos de la cirugía.
  • La pierna sana descansa sobre un soporte elevado; pueden tomarse las radiografías que sean necesarias durante el procedimiento, ya que la pierna sana se encuentra fuera del campo radiográfico.
  • El periné se ubica en la parte central, bien mullido, para protección.
  • La faja de sujeción se coloca sobre la pierna sana.
  • Los brazos se ubican libremente sobre el abdomen, o bien pueden descansar sobre los apoya-brazos.

POSICIÓN CORRECTA DE LA SÁBANA DOBLADA

posición de sabana correcta

posición de sabana correcta

 

En ocasiones para comodidad del cirujano es necesario mantener los dos brazos del paciente pegados a su cuerpo, esto generalmente es necesario cuando el cirujano va a trabajar en tórax anterior o mediastino y los brazos del paciente no permitirían un acercamiento al área quirúrgica, como en el cazo de la cirugía de corazón o biopsias pulmonares por vía anterior.

  • Previa al traslado del paciente a la mesa quirúrgica se coloca una sábana larga que sobresalga en los dos extremos de la mesa y que permita envolver los brazos del paciente.
  • Una vez anestesiado el paciente y en posición de decúbito dorsal se procede a envolver los brazos y meter la sabana sobrante por debajo del cuerpo del paciente.
  • Se debe tener cuidado de que la sabana introducida no tenga pliegues o arrugas que puedan causar daños tisulares en la piel del paciente.
  • También se debe verificar que no quede muy apretada para no hacer compresión sobre los brazos del paciente.

 

POSICIÓN GENUPECTORAL

 

El paciente se arrodilla elevando los glúteos., es importante cubrir adecuadamente a quienes  asumen esta posición en  algunas instituciones tienen sabanas rectales  especiales que cubren completamente los glúteos, excepto un orificio circular sobre el ano, esta posición es para buscar anormalidades  como hemorroides y fisuras.

COMPLICACIONES DEL MAL POSICIONAMIENTO

Son los que entendemos las “lesiones por decúbito” o “traumatismos del posicionamiento” y se clasifican en 2 grandes grupos:

Complicaciones neurológicas. Del sistema nervioso central:

  • Cefalea occipital (secundarias a vasculitis isquémicas).
  • Lesión del tronco cerebral (de origen isquémico).
  • Hemorragia cerebral (hipercapnia).
  • Del sistema nervioso periférico: dolor bajo de espalda. afección de nervio periférico (por orden de frecuencia): cubital, plexo braquial, radial, mediano, peroneal, femoral, tibial anterior, ciático, facial y supraorbitario.

Las complicaciones neurológicas son las que aparecen con mayor frecuencia. Su diagnóstico final necesitaría de estudios electromiográficos y neurográficos. 

Retirada de los guantes

Retirada de los guantes

Retirada de los guantes

 

Notas para quitarse los guantes quirúrgicos

Mientras usted se vaya quitando los guantes, no deje que el exterior de los guantes le toque la piel, porque la superficie exterior se habrá contaminado de sangre y otros líquidos corporales.

No deje tampoco que los guantes salten de golpe al quitárselos, porque tal movimiento puede causar que las sustancias contaminantes le salpiquen los ojos, la boca, la piel o a otras personas alrededor suyo.

Antes de tocar cualquier otra cosa, quítese los guantes ya utilizados: se contaminan a menudo los mostradores, los grifos, y los lápices y bolígrafos porque los profesionales de salud acaban tocando otros objetos mientras todavía tienen puestos los guantes usados.

Paso 1

Enjuáguese las manos enguantadas para quitarles sangre u otros líquidos corporales, en una tarja que contenga solución descontamínate.
Paso 2

Agarre uno de los guantes cerca del puño y jalándolo, quíteselo a medias. El guante empezará a volverse al revés. Antes de empezar a quitarse el segundo guante, es importante mantener el primero a la mano a medias para impedir que se toque el exterior de los guantes con las manos desnudas.

Paso 3
Con los dedos todavía metidos en el primer guante, agarre el segundo guante cerca del puño y quíteselo. Se volverá al revés este guante mientras se lo vaya quitando.

Paso 4

Quítese el primer guante jalándolo con cuidado, tocando únicamente el interior del guante con la mano desnuda.

Paso 5

Si son desechables los guantes o si se han roto, tírelos según las normas establecidas. Si son para tratar y volver a utilizar, póngalos en un recipiente que contenga solución antiséptica. Lávese las manos inmediatamente después de quitarse los guantes; es posible que los pequeños agujeros o rupturas que haya en los guantes puedan dejarle a usted en riesgo de infectarse por la sangre y otros líquidos contaminantes.

Si este articulo te gusto recuerda darle like a nuestra pagina de facebook para que sigas al tanto de nuestras publicaciones.

Bibliografia: 

Manual de técnicas quirúrgicas.

Tepatitlán de Morelos Jalisco.

Agosto de 07 al enero del 08.

Enf.Q. Andrea Martínez Hernández

 

Las Mejores Búsquedas:
  • área operatoria en el paciente
  • ¿Cómo preparar el área operatoria en el paciente?
  • ¿Que es el área operatoria en el paciente?
  • ¿Cómo preparo el área operatoria en el paciente?
Un comentario
  1. viviana junio 15, 2015 /